FUNDACIÓN VIDA ABUNDANTE DE PANAMÁ

quienes somos

La FUNDACIÓN VIDA ABUNDANTE DE PANAMÁ fue creada en 1987 para llegar al necesitado.

 

Movidos por el amor a Dios, el espíritu de la Fundación es extender su mano amiga a los desprovistos y necesitados del país.

 

Panamá es una tierra de contrastes. Llena de riqueza natural y mucha afluencia, con una de las economías de mayor crecimiento en América Latina. Sin embargo, a pesar de sus grandes y opulentos edificios, hay una pobreza y desigualdad muy marcada. 

 

En lo que parece ser un paraíso tropical de abundancia, existe   una gran población que ha sido prácticamente abandonada.

 

Gran parte de estas   personas viven   desprovistas de cualquier medio para sostenerse diariamente. Además, estos miles de panameños son analfabetos, en grado de extrema pobreza, muchos de ellos con falta de educación, de una atención médica y, donde, lamentablemente, la mayoría padece de una gran desnutrición.

 

La población indígena, cuya mayoría se ubica en las montañas y cordilleras de nuestro país, representa una buena proporción de la población  pobre del país.

 

LA FUNDACIÓN VIDA ABUNDANTE DE PANAMA, además de atender muchas de las necesidades de la población indígena, llega también a la población rural o personas de nuestra campiña, tratando de suplir en parte, las deficiencias del sistema de salud que tanta falta les hace.

Enfermedades tales como la malaria, el dengue, la Chitra, la leishmaniasis cutánea, la chagas, son enfermedades que la padecen la mayor parte de ellos.

 

 

 

 

En los últimos años, se pudo apreciar que más del 90% de los casos de malaria en Panamá, provenían de regiones indígenas. Asimismo, el dengue, que para el año 2011 y 2015 tenía una tasa de letalidad de  0.17%.

 

La Chitra, o  Leishmaniasis cutánea,, es una enfermedad endémica de Bocas del Toro, Coclé, Colón y Panamá Oeste. Al igual que la enfermedad de chagas, conocida como Trypanosoma cruzi, transmitida por insectos (insectos besadores o Triatominae.

 

Todas estas aquí mencionadas, conllevan a enfermedades y complicaciones a una población que poco tiene para sobrevivir una vez que las adquieran porque degeneran en enfermedades infecciosas y con el tiempo sus efectos son aún mayores llevándolos, posiblemente a la muerte.

 

Según el último informe de la Organización de las Naciones Unidas, para la Agricultura y la Alimentación (FAO), una de cada nueve personas en todo el mundo, no tiene lo suficiente para comer, y en su mayoría, según este estudio, se concentra en zonas rurales y las regiones indígenas.

 

 

El panorama de Panamá no es diferente.  Para el año 2013, aproximadamente el 33,8% de los niños de 6 meses a 5 años y el 23,2% de las mujeres embarazadas padecían anemia y el 15,9% de los niños en edad escolar (primer grado) sufría de desnutrición crónica. Lo más doloroso es que el 3,4% presentaba un retraso del crecimiento grave.

 

Tenemos, alrededor de   400.000 personas que tienen problemas de hambre, o sea, de  desnutrición y en su mayoría, se encuentran concentrados en la población indígena y zonas rurales.

 

LA FUNDACIÓN VIDA ABUNDANTE, se enfoca en tratar de ayudar a eliminar estas deficiencias y apoyar, con educación o charlas a esta población vulnerable.

 

Para esto se requiere, no solo de educación o reforzamiento del sistema de educación, sino de  infraestructura de salud de todo tipo, incluyendo  medicamentos.

 

Nuestros valores nos ayudan a definir nuestro camino para generar cambios en las vidas de nuestra gente.